“La Odisea”

securedownload

Así se llamó la obra en la que participó mi hija el día de hoy en su escuela, representando a Atenea. Y así lo viví yo: como un viaje fantástico a través del tiempo.

Para explicarme mejor apelaré a la memoria de quienes me conocen desde niña y saben que hacer teatro era mi pasión. Ahora, lo más cercano a ello son dramas y tangos que me salen más continuamente de lo que yo quisiera. Lo cierto es que a los 9 años, la edad de mi pequeña, de la única cosa que estaba segura en la vida (y creo que es la única vez que he estado segura de algo) es de que iba a ser actriz. Sin embargo, el tiempo pasó trayendo consigo miedos y cobardías con las que decidí arroparme. Me tape tanto que la idea de estudiar comunicación “para hacer algo productivo y seguro, lo mas parecido posible a la actuación” derivó en una y mil cosas que me han llenado de satisfacción pero nunca de la alegría que me provocaron las luces y los vestuarios.

Ello se transformó en una especie de frustración escondida, suave pero crónica. Como quien aprende a vivir con una torcedura que no molesta tanto, que sabe que está ahí, que duele cuando el clima cambia, pero con la que se puede vivir.

Y así, con mis cargas cotidianas, un café y mi iPhone listo para la foto, me senté a disfrutar del “Play” riendo y aplaudiendo como todas las mamás. De pronto Marifer apareció en el escenario. Ahí estaba mi mocosa, con su hermoso traje de Diosa griega, con su voz a todo volumen, esa que sólo sale frente al público, y se esconde en un hilito de timidez hasta que viene una nueva oportunidad de proyectarse y vibrar. Ahí estaba con una sonrisa y un brillo en la mirada que me sacudieron en un instante. Era ella o era yo la que sonreía? Era su piel chinita de emoción o era la mía?

A través de sus ojos miré al público y me sentí en el Olimpo, oli el barniz de las tablas y percibí el sabor de la adrenalina recorriéndome el cuerpo.

Y lloré. Lloré quedito. Esta vez no de emoción al admirarla en escena, sino de agradecimiento. Porque a través de su mirada pude hacer, en un instante, todo un paseo por el tiempo y no sólo para disfrutar el gran regalo de vivir esas sensaciones una vez más.

Me vi de niña y me sentí orgullosa de todo lo que en su momento fui capaz de sentir y de hacer y lo mucho que cada experiencia me ayudo para hacerlo bien, de vez en cuando, más adelante.

En unos cuantos segundos todavía no se bien por qué, empecé a reconciliarme, en cierta forma, conmigo misma y a entender, por fin, que las decisiones que tomé en el pasado me han traído grandes satisfacciones, una de ellas esa pequeña actriz que en pedacito de parlamento dejaba el alma.

Hoy muero por verla representar cada escena de su vida. Sé que disfrutaré de dramas, comedia y tragedia incluso. Y muero por aplaudir sus errores y por verla improvisar para aprender y salir victoriosa de ellos.

Entendí que era ella y no yo la que llenaba ese escenario, pero supe que siempre querré estar en primera fila disfrutando su historia y motivando, con aplausos de pie, la búsqueda de su felicidad.

7 Comments on ““La Odisea”

  1. Bravísimo, así se hace. Me hiciste en verdad estremecerme con este relato. Eres una Diosa de las letras, nunca dejes de escribir y transmitirnos tantos sentimientos a flor de piel, eres toda una artista del lápiz y el papel. Felicidades !!

    Me gusta

  2. Lo dicho, este es un gran ejemplo de que la forma llega a ser fondo. Haces de las palabras el mejor vehículo para poder sentir las emociones hasta lo mas profundo.

    Me gusta

  3. Me hiciste llorar, te admiro mucho y felicidades por esa gran virtud de escribir (como tantas otras) que tienes. Nunca dejes de sorprendernos!

    Me gusta

  4. Me parece extraordinaria la capacidad de percepción que posees y que te permite, gracias a un manejo excelente de la prosa, transformar tus vivencias, experiencias e introspecciones en bellísimos relatos, que te atrapan de principio a fin. Gracias por compartirlos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: