Algunos microcuentos mágicos

La bailarina quería jugar con ellos pero su belleza era tal que, al tocarlo, convertía el balón en un ramo de flores.

La bailarina quería jugar con ellos pero su belleza era tal que, al tocarlo, convertía el balón en un ramo de flores.

Vio la luz al final del túnel, pero le dio la espalda. Prefería quedarse en la oscuridad de su recuerdo.

Vio la luz al final del túnel, pero le dio la espalda. Prefería quedarse en la oscuridad de su recuerdo.

Llegó por fin a la ciudad en donde todo era blanco. A la mejor ahí podría descansar su mente.

Llegó por fin a la ciudad en donde todo era blanco. A la mejor ahí podría descansar su mente.

La hechizera lanzó su conjuro y  por fin el cielo y la tierra pudieron darse ese beso.

La hechizera lanzó su conjuro y por fin el cielo y la tierra pudieron darse ese beso.

Sigilosamente siguió a el hada hasta su nido. Sólo necesitaba robarle un poco de polvo para volver a soñar.

Sigilosamente siguió a el hada hasta su nido. Sólo necesitaba robarle un poco de polvo para volver a soñar.

One Comment on “Algunos microcuentos mágicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: