Foto: Roberto Mendoza

Foto: Roberto Mendoza

Siempre he pensado que es peligrosa la forma como idealizamos los cuentos de hadas. Y es que la fantasía a veces es rebasada por la convicción de que dichas historias son la receta mágica para conseguir el añorado “felices para siempre”.
 
De niñas, deseamos usar vestidos pomposos y coronas. Soñamos con hadas madrinas y nos dejamos atormentar por adultos abusivos que inculcan “las buenas maneras” argumentando que “las princesas no hacen berrinche, no dicen groserías y mucho menos huelen feo”.
 
Lo grave viene después. Cuando nos permitimos crecer gobernadas por la idea superficial que tenemos de cada historia. Por ejemplo, al buscar un príncipe cuyo tono de azul a veces se convierte en el más confuso requisito y paradójico impedimento para poder amar plenamente.
 
Esta reflexión y la experiencia personal, me han motivado a compartir con mi hija cinco consejos del mundo real:
 
1.- No te quedes en la torre a esperar a que alguien te rescate. La vida está afuera lista para vivirse en plenitud. Manténte ahí solo para visualizar con mejor perspectiva las posibilidades. Todas nacemos con la fortaleza de saltar cualquier muro. El verdadero dragón es el miedo a lo que sigue y  para derrotarlo basta con la convicción de que ganarás solo por atreverte a vivir.
 

2.- Nada merece que pierdas la voz, ni siquiera un par de piernas.  Tu palabra clara, honesta y fuerte es la expresión de tu alma y corazón. Comprométela pero para cumplirla. No hay anhelo o deseo que merezca que pierdas la voz. Calla sólo para escuchar, para aprender y poder volver a hablar más alto y más fuerte.

Foto: Roberto Mendoza

Foto: Roberto Mendoza

 
3.- Un sapo no se va convertir en príncipe. Ojalá cuando beses lo hagas sin desear que esa persona se transforme en lo que no es. No existe en nosotras el poder de cambiar a los otros y tampoco debería existir el deseo de hacerlo. Es más fácil no besar a quien no te gusta. Tal vez, si lo haces sin expectativas, podrás percibir el sabor del amor verdadero.
 
4.- “Vivieron felices para siempre” incluye muchos sinsabores. Porque la vida es agridulce. Los escritores ya no nos contaron cómo cambió el cuerpo de cada princesa; los problemas de la paternidad o las cientos de veces que se habrán azotado las puertas de los castillos. Pero eso no implica que no hayan crecido como pareja, aprendido y disfrutado cada momento y por ello terminado sus vidas felices.
 
5.-Elige al Lobo Feroz en lugar del príncipe azul. Porque como dijo @genesis227 en twitter: “El Lobo te ve mejor, te escucha mejor, te com….” En fin, hace todo mejor.
 
Lo cierto es que las princesas se despeinan, roncan, se enojan, sudan, tienen cólicos y malhumor cada mes. Seguramente odian los lunes y cada tanto se preguntan si habrán elegido bien o si es tiempo de dedicarse a otra cosa. Detestan esas pequeñas mañas que no le conocieron al príncipe de novios y se ven al espejo con el temor de descubrir una nueva cana.
 
Lo sé porque tengo una que llena de magia mi casa. También, porque he tenido la suerte de convivir con muchas, en la escuela, en el trabajo, incluso algunas son madres de los amigos de mis hijos.  Juntas, hemos compartido más de una aventura. Todas tienen mocos y una que otra lagaña, pero poseen en común la fortaleza y valentía que les han permitido, construir para sí y los suyos una vida satisfactoria, sin eludir la lucha cotidiana; asumiendo los riesgos. Son tan hermosas por dentro y por fuera que su amistad le da a mi vida ese toque de cuento de hadas.
Foto: Roberto Mendoza

Foto: Roberto Mendoza

4 Comments on “Las princesas tienen mocos y otras verdades

  1. Como cada semana una hermosa historia bellamente contada, y sobre todo una gran reflexión que ayuda enormemente a mejorar nuestra visión sobre esas pequeñas cosas que son en realidad la vida misma.
    Gracias nuevamente.

    Me gusta

  2. Excelente Aminta!!!! Las niñas tienen que crecer conmás realismo, más autoestima, con una voz fuerte y con amor y seguridad en sí mismas! Me encantaron tus consejos para las princesas……

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: