Sentirse bien, incluso diciendo: “No”

 

Fotos Paulina Meyer

Fotos Paulina Meyer

 

No estuve ahí y sin embargo viví con intensidad esta historia que me gustaría compartirles.

Las protagonistas son Pau y Poli, dos mujeres que adoro. Las conozco desde que Pau estaba en el Kinder y quien ha llegado a los 13 años siendo cada día más lista y hermosa. Poli, su mamá, es un regalo de esos que no sabes como agradecer al Universo. Llegó a mi vida probando que una hermana no necesita tener tu misma sangre.

Con estilos distintos, madre e hija comparten el empeño y la auto exigencia como características. Una dedicada en cuerpo y alma, pero sobre todo usando el ejemplo, para sacar lo mejor de su hija y la otra defendiendo su criterio, regalando satisfacciones, no sin antes vivir una lucha de personalidad entre su yo revolucionario y la Drama Queen.

Hace días Pau y Poli fueron de vacaciones a la Barranca del Cobre, junto con la familia y amigos. Ahí visitaron un parque de experiencias extremas como tirolesas y puentes colgantes.

El grupo decidió descender a rapel una impresionante pared de más de 30 mts de altura. La mayoría había bajado, mientras que ceñida a su arnés y parada en la orilla imageantes del vacío Pau contaba ya tres intentos de lanzarse sin éxito. La niña con las mejores calificaciones, bailarina y gimnasta condecorada, se debatía en un mar de miedos incluido al de fallarse a si misma y a los demás.

A unos metros, sin poder acercarse y sin conocer el tamaño del reto que enfrentaba su hija, Poli la veía sufrir el miedo, la presión social, vivir esa guerra interior, sin estar segura de qué debía hacer o decirle. Hasta que sus ojos se encontraron en una mirada de esas que hacen puente para que las almas caminen y se abracen.

Justo así debe haber sucedido porque mi amiga exigente, luchona, la misma que por propia satisfacción va con excelencia por su segunda carrera. Poli, que sabe que su hija es capaz de lograrlo todo, rompió sus propios paradigmas y con todo el amor que una madre es capaz de sentir expresó:

-Si no quieres no importa. No pasa nada. No significa nada. Hoy no es, puede ser otro día. Lo importante es que lo decidas tu, que no sea por presión. Que te sientas bien, incluso diciendo: No.

Pau debe haber sentido ese abrazo sin manos. Esa paz, cobijo y calor que solo una madre sabe dar. Lo aprovechó como siempre ha sabido hacerlo y con esa voluntad que nunca dejará de sorprendernos contestó:

–Es que si quiero hacerlo mami-. Respiró hondo, dio un paso atrás y deslizada entre sus propias lágrimas, las de su madre, las de quienes la vieron bajar y hasta las mías que brotan al escribirlo, descendió por esa pared hasta el final o quizá hasta el inicio de lo que será sin duda una vida llena de obstáculos superados y retos cumplidos.

imageArriba quedó mi amiga. mirando desaparecer a su pequeña heroína. A esa maestra de la que se ha sentido orgullosa desde que la tuvo en sus brazos por primera vez y que hoy le enseñó que es fácil forzar con palabras aprendidas a otro para que venza sus miedos. El reto está en cerrar la boca y dejar a alguien tomar su propia decisión, responsabilizarse de ella y así aprender a vivir.

El papa de Pau pidió tener una foto de su hija descendiendo esa pared, para recordar que somos capaces de vencer lo que sea, aunque tengamos que pensarlo más de tres veces y que si tres veces nos caemos, podemos levantarnos y regresar y lograrlo.image

Yo también quiero tener esa foto y, sobre todo, cerca de mi a ese par de almas hermosas que mientras aprenden a ser madre e hija a mi me ayudan a apreciar lo hermoso que es vivir.

3 Comments on “Sentirse bien, incluso diciendo: “No”

  1. Ah jijo!!!! Pues no a mi también me conmovió la historia? Y me conmovió la historia en si, pero si me la hubiera contado aún alguna de las protagonistas, creo que no me hubiera sentido igual que como acabo de sentirme al leerla de tu narración.
    En otras palabras: conmovido por la maravillosa historia y por tu maravillosa forma de contarla!!!
    Gracias.

    Me gusta

  2. ¡Aminta me super encantó! Bella anécdota y con una narrativa que estremece. Muchas gracias a las protagonistas, a quienes yo también quiero y admiro mucho.

    Me gusta

  3. Que barbara! Ni yo que estuve ahi lo podria haber descrito mejor! Gracias por contar esta historia de mi niña! Fué una lección que nos dejó de por vida…. Lograr lo que quieres, venciendo el miedo! Te quiero muchisisimo, mi hermana adorada!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: