image

Dentro de muy poco celebraremos el día del maestro y por esa razón quisiera dedicar estas líneas a aquellos cuyas enseñanzas se han convertido en peldaños para pisar firme y seguro, a la hora de avanzar por este sinuoso camino que es la vida.

No me refiero sólo a quienes con gis y pizarrón como herramientas, tallan en nosotros el conocimiento y la cultura. Esos seres que en algún momento se enfrentan a la decisión de hacer sólo su trabajo y entregar a los alumnos la información o como mi querido profesor Alberto Ling, que decidió aprovechar el pretexto que ofrece una materia, para mostrar a sus alumnos la importancia que tiene la risa, la creatividad, la honestidad, el esfuerzo, la dedicación, amar lo que se hace y honrarse a sí mismo haciéndolo con amor; en fin, para verdaderamente enseñar.

Quiero celebrar también a todos esos maestros espirituales que a través de los años se han cruzado en mi historia para ayudarme a asimilar y superar lo que en este plano vine a aprender.

Estoy convencida de que todos tenemos la doble misión de enseñar e instruirnos y de que el Universo en total armonía y perfección nos va acercando a lo largo de la vida con alumnos y maestros que en la forma de amigos, jefes, familiares, amores o rivales nos dan y nos dejan brindar deliciosas experiencias que enriquecen nuestro paso por esta cátedra llamada “existir”.

El ejemplo que más me convence de lo anterior, lo encontré en la historia de Dulce y su mamá. La primera, una pequeñita que a los ocho años enfermó de cáncer. La segunda, una mujer muy humilde que nunca había salido de un pequeño poblado de Oaxaca donde nació y cuyo mundo se le vino encima al enterarse de la enfermedad que padecía su hija.

En el centro de salud les dieron pocas probabilidades de vida, de las que esa madre se aferró y utilizó como motor para vencer su timidez, su miedo; para pasar por encima de su propia modestia y sencillez y enfrentarse así al monstruo de la incertidumbre y de la desesperanza hasta conseguir el tratamiento para su hija.

Dulce, impulsada por el ejemplo de su madre enfrentó una y otra vez al cáncer, superando más de una recaída, a veces llorando; la mayoría de las ocasiones riendo, porque su intuición de guerrera le dictaba que sólo a carcajadas y con una enorme amor por la vida podía vencerlo.

“De grande quiero ser maestra” alguna vez me contó esa pequeña, sin saber que ya lo era. Que su fuerza, su espíritu eran fuente de inspiración y aprendizaje para quienes la conocemos, especialmente para su propia madre que sobre la experiencia del cáncer que padeció su hija aseguró: “Sirvió para que yo me diera cuenta de que soy capaz de lograrlo todo. De conseguir lo que sea. De luchar contra lo que sea y vencer”.

Madre e hija, maestras una de la otra se convirtieron también en mi guía y en mi ejemplo. En una motivación más para saberme capaz de librar cualquier batalla por mi y por mis hijos.

Hoy las bendigo a ellas y a cada persona que se ha cruzado en mi vida regalándome algún aprendizaje. Mucho me falta para dominar materias como el perdón, la autoestima, la paciencia, la perseverancia e incluso decir y aceptar el “adiós”, pero afortunadamente su práctica constante me ha regalado la presencia y cercanía de grandes maestros, entre ellos Marifer y Emiliano, los dueños de mi corazón.

 

 

 

3 Comments on “Esa cátedra llamada “existir”

  1. Y otra vez te conviertes en la maestra al darnos estas lecciones de vida que de forma tan sencilla nos presentas.
    Que afortunado me siento de tener la oportunidad de aprender de la vida por medio de tus narraciones, gracias infinitas.

    Me gusta

  2. Hermoso homenaje, como siempre me lo llevo para compartirlo y dedicarlo a mis maestros de vida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: