Desde hace varios días recorrer Facebook, Twitter o cualquier otra red social, ha sido como sumergirse en un mar de ejemplos de violencia, crimen, inseguridad, quejas, dolor, desolación, frustración o enojo. La mayoría sustentados, haciendo referencia a una realidad que no podemos negar.

No estoy en pro de cerrar los ojos, menos de obviar lo que está sucediendo, al tiempo que se retoma la vida con desenfado esperando a que alguien más lo resuelva.

Lo ocurrido en Ayotzinapan, se suma a la cada vez más grande lista de hechos vergonzosos que ensucian el espíritu de este país; que se van extendiendo, diseminando como un cáncer que hiere, que debilita, que enferma a una nación.

Claro que duele y estremece ver a México así. Claro que enoja mirar a un gobierno pusilánime o  a servidores públicos indolentes, indecentes,  ineptos, delincuentes.

Lo que me parece paradójico y contradictorio es que esos cientos de quejas, esa intensa actividad negativa que se convierte en energía chafa y que sin duda traspasa las redes sociales para apolillar nuestra almas y nuestros corazones, eso es lo que oyen nuestros hijos a diario, lo que están percibiendo del país donde nacieron, de su raza y de su gente. Pienso que se parece mucho al “no vas a poder”,  al “ya ni modo” o al “todo esta mal”, que en otras circunstancias procuramos no decirles.

Lo que me parece más triste y todavía menos ejemplar es que la queja y el post dolido, en muchas ocasiones, es nuestra única colaboración.

Claro, surge la pregunta “¿Qué puedo hacer?” y pues a mi se me ocurre que ayudaría empezar por ser cívico.

Una simple introspección honesta me deja ver que yo no lo soy, no todo el tiempo, ni todos los días. Doy muchas veces sin conciencia el peor ejemplo a mis hijos.

¿Cómo puedo querer un México mejor? ¿Cómo puedo exigirlo, si yo misma no ejerzo en todo momento los principios básicos de aquello llamado educación o calidad humana?

Me refiero a las cosas más insignificantes, pero que en cúmulo podrían contribuir a desenmohecer nuestra sociedad:

1) Respetar el paso  “uno a uno” cuando hay dos filas de coches queriendo circular por un mismo lugar.

2) Respetar las rayas peatonales y cruzar, coches y personas, por los pasos asignados

4) Dejar salir para poder entrar

5) Taparse la boca al estornudar

6) Jalar la palanca del excusado y dejarlo limpio, especialmente si es de uso público.

7) Tirar la basura en el bote que corresponde

8) Decir por favor y gracias

9 Ceder el paso, ceder la palabra, ceder.

10) Saludar y despedirse. Regalar un buen deseo que se transforme en decreto

11) Pedir prestado, si se quiere algo que no es nuestro y devolverlo

12) Callar si no sabes qué decir y si lo que quieres decir no construye.

13) Ser productivos

14) Cumplir las promesas, las pequeñas y las grandes.

15) Pensar en el otro, como una práctica que se transforme en hábito. Como un ejercicio que nos brinde condición humana, que nos limpie el alma. Antes de actuar, de opinar, de decidir, de enjuiciar, de criticar,

Parece una simpleza, pero como decía Maya Angelou “Un héroe es cualquier persona que trata de hacer del mundo un lugar mejor para vivir”.

Todos somos México. Todos tenemos el derecho y la obligación de procurarnos un lugar seguro, próspero y armonioso donde vivir. Ello depende de todos y aunque en formas distintas, hemos sido y somos responsables de lo que está ocurriendo. Todos podemos ser ese héroe que tanto necesita esta tierra.

Orgulloso narraba Nezahualcoyotl: “ Sin violencia permanece y prospera en medio de sus libros y pinturas, existe la ciudad de Tenochtitlan” Hagamos que así sea.

7 Comments on “Necesitamos un héroe

  1. Que cierto es todo, empezar a mejorar uno mismo es el mejor ejemplo que podemos dar, evitando tanto negativismo, que como mencionas no construye sino al contrario. Gracias de nuevo por otra gran lección que haré todo lo posible por ponerla en práctica.

    Me gusta

  2. Muuuuy cierto, aparte de que no “ganamos” nada, con esa actitud sólo les mandamos ese mensaje que mencionas y que les dice: En México, así ha sido, así es y así será. Mejor cuidar y practicar el dicho “El buen juez por su casa empieza” e inculcarles con el ejemplo, en cada oportunidad posible y hasta el cansancio, los principios básicos que enumeras, para que se conviertan en hábitos sólidos que forman parte de su carácter. Gracias por hacernos voltear la mirada a nuestros niños.

    Me gusta

  3. Estoy totalmente de acuerdo con la no violencia, y con darle a nuestros hijos ejemplos para amar a su país y conservar ese amor, sin embargo no puedo decir que no se logran cambios cuando se generan comentarios sobre los acontecimientos cotidianos, creo firmemente que asumir que no es así y asumir que lo que paso ya paso va más allá de lo cívico y por lo tanto asumirlo así para mi no es totalmente cívico si bien es cierto es un deber como formadores de una patria practicar todas esa acciones pequeñas que nos llevan a una buena civilidad una vez que nos es enseñado y posteriormente re afirmarlo con la práctica (que por cierto no debe necesitar de hechos tan lamentables para recordarla), es un deber ciudadano enseñarles los errores en los que incurrimos por nuestra exclusión a tantos habitantes de este planeta, por cualquier razòn que se imaginen, omisión ante tanta discriminación, ante tanto olvido, ante tanta indiferencia, pero sobre todo por no crear en ellos la cultura del conocimiento político, con el solo derecho de YO TENGO TODO, somos responsables por lo que pasa por lo que dejamos de hacer al no practicar SIEMPRE ese AMOR DE PATRIA, no de patrioteros…

    Me gusta

  4. Interesantes reflexiones, al igual comparto que es necesario que cada uno de nosotros haga su parte, respete las leyes, los reglamentos, se conduzca con propiedad que pague lo que consume, que respete y sea educado. Creo que ahí nos hemos equivocado, en educar en casa, y es más fáciles señalar y enjuiciar sin conocer los hechos en su justa dimensión, es el peso de las redes sociales. Se dice y repite lo que se lee sin tener un criterio propio. Cuando en la gran mayoría de las veces cada uno de nosotros tenemos que hacer el cambio. Felicidades por tu aportación.

    Me gusta

  5. El punto de vista es muy Cierto , lo que es alamarte y verdaderamente pre-OCUPANTE – es que los 15 puntos que mencionas han sidos ; y algunos más , la bandera de el Civismo Mexicano. Hemos perdido el foco de nuestro México al enfocar nuestras energía en “civilidad” que tristemente leo mucho en las “soluciones del día a día ” . Lo que quisiera saber en que tiempo se logra esta Civilidad ?? – llevamos Ańos de civismo muchas generaciones , algunos Ańos atrás , y seguimos con el mismo pergamino de peticiones al mexicano???- ojalá que se tenga un tiempo o una fecha para festejar al gran mexicano que hay en nostros !!! – concluyo , la impunidad y la corrupción es día a día , en nuestra narices , y cada 3 o 6 Ańos nos quejamos de lo mismo , también quiero saber cuando es el tiempo oportuno de actuar , de enseńar los valores de participación ciudadana a nuestros hijos , corrigiendo errores propios o ajenos en la elección de decisiones para México – al menos preguntarse quien es el presidente municipal ,mi sobrinos me acompańa a las mesas de trabajo donde demandamos acciones , por acciones digo acciones concretas , donde un par de ciudadanos pedimos a externos hacer auditoría a sus estados financieros , y no sólo un despacho al menos tiene que ser 3 – y también hacemos reuniones (cuando sus agendas lo permiten) hacia los diputados y senadores – tu sabes quien es tu diputado(s) senadores , como han votado las reformas , que bono de Navidad de dieron ??!? – por tristeza creo que de cada 10 al menos puedo apostar que 7 no sabemos – por que ?!? – a eso se atiene los gobernantes a que nos eduquemos en el Civismo mexicano – por más décadas . Recordemos que el único estado que jamás fue conquistado fueron los yaquis – a otros en su omisión le actuar ante los “actos de colonización ” le quemaron las extremidades , otros ahorcados y muchos más viendo los espejitos que nos trajeron los espańoles – segimos viendo los espejitos ?!?? –

    Me gusta

  6. todo lo que comentaste se resume en amar a tu prójimo como a ti mismo, a cada día pensar primero en el otro, a ser humildes no serviles.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: