Llegó a casa diciendo mi hijo de 14 años.

Venía entre emocionado y agobiado pensando en esa nueva tarea que le acababan de dejar en la secundaria, una de esas con las que me cuesta tanto trabajo comulgar. Esta vez por la forma, más que por el fondo.

El trabajo, estaba dividido en 3 partes. En la  primera, tuvo que cargar durante un mes, en el horario escolar, con un muñeco de tela relleno de 2 kilos de frijoles. La maestra supervisó que cada alumno viviera a diario la experiencia de imageresponsabilizarse o por lo menos de no olvidar, ni perder, a esa “criatura” que como primera muestra de su paternidad cuestionable, Emiliano decidió llamar “Pancholomeo”. Improvisé una especie de cangurera y durante 30 días miré salir y volver a “mi nieto”, perdiendo a cada paso frijoles, figura, limpieza y dignidad, mientras colgaba del hombro de su cansado padre.

La segunda parte de la tarea consistió en investigar una lista interminable de costos relacionados con el embarazo, el parto y los primeros dos meses de vida de un bebé. Lo llevé a Sam´s, a Walmart, al Chopo. Navegó por los pasillos de Mercado Libre y contó con el apoyo de mi amiga Lore Ramos, quien le regaló información actualizada sobre el número de riñones y otras vísceras que es necesario vender para poder traer un niño al mundo.

Por último, debía llevar por escrito la hipotética reacción de alguno de sus padres, en caso de que llegara con la noticia de que iba a ser papá. Esto fue lo que escribí para él:

Desde el momento en el que supe que venías en camino concebí la certeza, el compromiso, la motivación y la ilusión de ser tu apoyo, tu respaldo y si me lo permites, tu  cómplice en cada aventura que decidas emprender. De algún modo, con el título de mamá adquirí el súper poder de transformarme para ti en una y mil cosas:

Seré, si lo deseas,  la oreja que escuche tus reflexiones;  la hoja donde traces los diferentes caminos y plantees las disyuntivas; la pared donde rebotes las ideas, las opciones y las repercusiones, que te ayuden a tomar la mejor decisión.

Seré, si lo necesitas, el hombro en el que te apoyes; la cobija que te brinde calor; las manos que te aplaudan, que te alienten, que te empujen una vez que tu pareja y tu elijan el camino.

Seré, si así lo decides, una abuela activa, presente, colaboradora y perdidamente enamorada de ese ser que desde ahora puedo imaginar perfecto.

Seré, aunque no lo quieras, la  guardiana, la celadora de tu valentía; de tu entereza; de tu honestidad; del respeto a tu pareja, a tus valores, a tu persona; del cumplimiento de tu palabra. Porque estoy convencida que ello es igual a honrar lo que eres. Porque creo firmemente que mantenerte orgulloso de ti mismo, contribuirá a que consigas ser feliz.

Lo que no voy a hacer es andar ese camino por ti. No voy a quitarte la oportunidad de responsabilizarte de tus actos y decisiones, porque ellos son parte de esta aventura imageque es tu vida y estoy convencida de que, no importa lo que pase, será hermosa, espectacular, porque fue diseñada por el Universo y por ti, con amor, buscando tu evolución espiritual.

Honestamente, en una situación así, no sé si esa será mi respuesta. Desearía que sí, sin embargo prefiero concentrar decretos para que este chamaco,  luz de mi vida, camine su existencia paso a paso. Respete su cuerpo y su alma, de forma tal que nada comprometa sus sueños. Encuentre el amor, lo sepa entregar y logre reproducirlo en la forma de un ser absolutamente deseado, esperado y solicitado a Dios, exactamente como lo fue él para mi.

Que así sea.

3 Comments on ““Voy a ser papá”

  1. Y que hermosa manera de transformar una idea algo absurda en su forma, en una maravillosa definición del amor que una madre puede darle a sus hijos. Wow!!! simplemente HERMOSO!!! Gracias.

    Me gusta

  2. Ya con el título de Mamá que mencionas, espero tener la oportunidad, la sabiduría y la capacidad para cursar la maestría y el doctorado de Abuela de la manera tan bella en que lo mencionas…tener nietos, debe ser una maravilla, una recompensa, una oportunidad para reinventarse y de descubrir un tipo de amor único. Gracias Aminta…me dejaste tarea para reflexionar en “Cómo quisiera que me recordaran mis nietos”

    Me gusta

  3. GUA QUE HERMOSO SEÑORA LA FELICITO POR TAN BONITO COMENTARIO Y SOBRE TODO PODER DARLO A LA LUZ PUBLICA PARA QUE VEAMOS NO SOLO COSAS DE GOBIERNO, SINO QUE HAY COSAS MAS IMPORTANTES EN NUESTRAS VIDAS. GRACIAS…..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: