Finalmente llegué hasta acá. Durante mucho tiempo estuve convencida de que no sucedería, incluso intenté evitarlo. A regañadientes entendí que era imposible detener la travesía, fue entonces que me propuse llegar de la manera más digna posible.

A nivel físico, cumplir con ese objetivo ha sido al mismo tiempo divertido, duro, cansado y hasta doloroso. El resultado son: quince kilos menos; canas y arrugas disimuladas cada vez con más dificultad; pero sobre todo la inmensamente gratificante posibilidad de mirarme al espejo o en una fotografía y reconocerme en ella e incluso aceptarme con un poco de orgullo. . Puff! Los que me conocen a profundidad saben lo tremendamente difícil que me es decir esto.

En lo emocional ha sido más lento, más doloroso y con resultados en los que todavía hay que trabajar. Y es que la auto estima y el amor propio son como la cintura, sin darte cuenta los pierdes y no sabes si fue por culpa de los hecho o de los años. La cosa es que simplemente un día amaneces y quien fuiste ya no está más ahí. Te sustituye un “yo” nada condescendiente que se fortalece con la decidía, la costumbre, con la depresión o con los miedos, un ser al que toma más de siete madrazos destronar.

Habrá un montón de ojos jóvenes que recorrerán estas letras sin tener la más guajira idea de lo que hablo. A ellos (Andrea, Eri, Yanel, medio Danone y ex Danoners) les pido que las lean con piedad y con cariño; les suplico que se mantengan así, sin la más remota idea, sin perderse nunca de si mismos y les agradezco con el alma que me permitan estar cerca y llamarlos amigos, a pesar de tener en medio tantas generaciones. Adoro llenarme de su energía joven y nueva, que sin duda me ha contagiado y cuál vampiro me ha nutrido y regresado, por lo menos en espíritu, algunos años valiosísimos.

Habrá otros ojos más maduros que a la mejor comparten un poco de lo que he experimentado y sentido con el paso del tiempo. A ellos sólo puedo decirles que cada quien tiene sus propios demonios y batallas, pero para nadie es fácil, ni cómodo. La buena notica es que algunas se ganan. En mi caso, en los últimos años, he aprendido a ver, en lo más profundo de ese reflejo irreconocible que me ofrece el espejo, a la misma Aminta que a los ocho me hacía sentir tan orgullosa. No digo que la he rescatado, sólo sé que está ahí y que incluso en las noches más calladas o en los últimos 5 minutos de una sesión de yoga, he podido oírla y abrazarla.

El punto es que finalmente estoy aquí, cumpliendo hoy todos estos años. Lo hago inmensamente feliz en la ciudad con la que soñaba de niña y al lado de Cesar mi hermano del alma, a quien simplemente adoro y le debo la primera gran sacudida, porque con su brutal sinceridad “amorosa” me enfrentó a la necesidad del cambio.

Llego hasta aquí con el corazón cargado de agradecimiento hacia Laura Moran que me salvó la vida; hacia Eduardo Alegre que con tanta pasión, complicidad y cariño me la cambió por completo. Hacia esas hermanas postizas que Dios ha puesto en tiempos distintos a lo largo de mi camino y que me han sostenido mil veces llenando de fraternidad cada época de mi existencia (Laura, Adriana, Silvia Pi, Malín, Poli, Lupita, Betty, Aranza, Tañi).

Llego bendiciendo al universo por la oportunidad que últimamente me ha ofrecido de sanar algunas viejas heridas, de eencontrarme con mi pasado, con los amigos de antaño y los que no lo fueron antes pero afortunadamente lo están siendo hoy.

Le doy gracias a Dios porque a pesar de mi sordera y me ceguera, a pesar de mis enojos contra Él y de mi comodina permanente insatisfacción, no ha parado de oírme y de cumplir entre contingencias y necesidades, cada una de mis peticiones y de mis sueños. El más bello de todos, que le da un hermoso color a mi existencia es el que en conjunto forman Marifer, Emiliano, Beto y Vader y que tanto me llena el corazón llamar “mi familia”.

En fin, finalmente llegué hasta aquí y me doy cuenta de que no se acabó el mundo. Por el contrario, no sé si es la borrachera, el ambiente de fiesta y celebración, pero hasta podría decir que apenas empieza la vida, que así sea. Bienvenido futuro.

4 Comments on “Bienvenido Futuro

  1. Bienvenido futuro… Muy feliz cumpleaños , cada día cumplimos años y generalmente escogemos el que nacimos para celebrar la vida.
    A darle para adelante y disfrutar.
    No abandones escribir que te extraño.
    Un abrazo grande

    Me gusta

  2. Mil felicidades. Que manera tan hermosa de escribir. Gracias por plasmar tus sentimientos. Eras y eres un ser lleno de dones.

    Me gusta

  3. Que increíble empezar así ! La vida es para disfrutarla y gozarla . Todo es prestado y nada nos pertenece, más que los bellos recuerdos y de ellos son de los que vivimos día a día ,
    Feliz cumpleaños 🎂 A gozar y a vivir !
    Abrazos y 😘

    Me gusta

  4. Me reconozco en muchas de tus historias que cuentas con total franqueza y una riqueza de lenguaje que pareciera fácil pero no lo es. Agradezco la frescura de tu escritura y el maravilloso viaje que comparto en su lectura.
    Me encanta tu sensibilidad y honestidad para contigo misma y para con quienes te leemos.
    El reto cotidiano es retarse cotidanamente y tu cumples con el requisito. Gracias Aminta y hay que estar para seguir celebrando la vida, los cumpleaños y todo lo que eso conlleva.
    Me siento feliz de compartir contigo en la distancia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: