Fantasías

Trescientos años después, se volvió a formar el arcoiris. Sabía que detrás estaba su sueño, sabía también que no podría volver. Que dilema... (Dibujo: Marifer)

Trescientos años después, se volvió a formar el arcoiris. Sabía que detrás estaba su sueño, sabía también que no podría volver. Que dilema…
(Dibujo: Marifer)

 

La calabaza se transformó en carroza, pero el hada distraída no previó que no cabría por la puerta. Cenicienta no fue al baile. El príncipe vivió feliz para siempre.

La calabaza se transformó en carroza, pero el hada distraída no previó que no cabría por la puerta. Cenicienta no fue al baile. El príncipe vivió feliz para siempre.

 

Escondido en su fumarola,  el guerrero saltó hacia esa tierra nueva de caballos con ruedas y hombres con ropajes extraños. Le daría tiempo de una aventura mientras su mujer dormía.

Escondido en su fumarola, el guerrero saltó hacia esa tierra nueva de caballos con ruedas y hombres con ropajes extraños. Le daría tiempo de una aventura mientras su mujer dormía.

 

Algunos microcuentos mágicos

La bailarina quería jugar con ellos pero su belleza era tal que, al tocarlo, convertía el balón en un ramo de flores.

La bailarina quería jugar con ellos pero su belleza era tal que, al tocarlo, convertía el balón en un ramo de flores.

Vio la luz al final del túnel, pero le dio la espalda. Prefería quedarse en la oscuridad de su recuerdo.

Vio la luz al final del túnel, pero le dio la espalda. Prefería quedarse en la oscuridad de su recuerdo.

Llegó por fin a la ciudad en donde todo era blanco. A la mejor ahí podría descansar su mente.

Llegó por fin a la ciudad en donde todo era blanco. A la mejor ahí podría descansar su mente.

La hechizera lanzó su conjuro y  por fin el cielo y la tierra pudieron darse ese beso.

La hechizera lanzó su conjuro y por fin el cielo y la tierra pudieron darse ese beso.

Sigilosamente siguió a el hada hasta su nido. Sólo necesitaba robarle un poco de polvo para volver a soñar.

Sigilosamente siguió a el hada hasta su nido. Sólo necesitaba robarle un poco de polvo para volver a soñar.

Cosas del cielo

Vio las nubes y se despidió de sus alas. Con una sonrisa bendijo haber caído y ese castigo que, más bien, parecía un sueño.

Vio las nubes y se despidió de sus alas. Con una sonrisa bendijo haber caído y ese castigo que, más bien, parecía un sueño.

 

Cansado de navegar los siete mares, el capitán se despidió de sus hijos y sus nietos y zarpó a conquistar el cielo.

Cansado de navegar los siete mares, el capitán se despidió de sus hijos y sus nietos y zarpó a conquistar el cielo.

.

El sol, que es un mujeriego, volteó a mirarle el trasero a la Tierra. No imaginó que su mujer, enamorada de ella, aprovecharía esos minutos para besarla, enrojecida de vergüenza y de pasión.

El sol, que es un mujeriego, volteó a mirarle el trasero a la Tierra. No imaginó que su mujer, enamorada de ella, aprovecharía esos minutos para besarla, enrojecida de vergüenza y de pasión.

Sabían que por gracia divina no llegarían al cielo, así que decidieron construir sus propias escaleras.

Sabían que por gracia divina no llegarían al cielo, así que decidieron construir sus propias escaleras.

.

Directo y sin escalas hasta el cielo

Directo y sin escalas hasta el cielo

Convencidas de que Dios miraba para otro lado, decidieron escapar.

Convencidas de que Dios miraba para otro lado, decidieron escapar.

Micro historias de amor

En la habitación más alta, enferma de amor por el sol, se entregó a sus llamas hasta desaparecer.

En la habitación más alta, enferma de amor por el sol, se entregó a sus llamas hasta desaparecer.

 

Sólo encontraron sus guantes y la certeza de que daría con ella, aunque de la hubiera tragado la tierra.

Sólo encontraron sus guantes y la certeza de que daría con ella, aunque se la hubiera tragado la tierra.

 

Por años los alimentó con migajas de nostalgia, hasta que pudo emprender el vuelo hacia su amor.

Por años los alimentó con migajas de nostalgia, hasta que pudo emprender el vuelo hacia su amor.

 

Se encontraron sus almas en vuelo y en menos de lo que dura una mirada, quedaron embrujados.

Se encontraron sus almas en vuelo y en menos de lo que dura una mirada, quedaron embrujados.

Sobre la vida

Le sorprendió lo hermosa que se veía la vida desde lejos y se emocionó con la idea de recorrer cada una de sus avenidas.

Le sorprendió lo hermosa que se veía la vida desde lejos y se emocionó con la idea de recorrer cada una de sus avenidas.

La leyó mil veces, esperando que lágrimas y letras formarán un mapa hacia su padre, ahora que sabía que estaba vivo.

La leyó mil veces, esperando que lágrimas y letras formarán un mapa hacia su padre, ahora que sabía que estaba vivo.

.

La razón argumentaba bondades de la estabilidad convencional, el corazón latía con fuerza ante la posibilidad de una aventura ¿Hacia dónde caminar?

La razón argumentaba bondades de la estabilidad convencional, el corazón latía con fuerza ante la posibilidad de una aventura ¿Hacia dónde caminar?